Poema a la Danza

Límites no encuentra, tan audaz se lanza,
sin sentir vergüenza, tan sólo templanza.
Muestra su concreta y abstracta añoranza,
se hace tan presente la omnisciente danza.

Tantos corazones que pueden sentirla
y expresarla juntos cual fieles artistas.
Navega entre amores y tanto suaviza
las bellas pasiones, tan sinceras risas.

Fotografía de Rome Wilkerson

Fotografía de Rome Wilkerson

Fragmento del Poema a la Danza

Natalia Aizenberg

Anuncios

Voy soñando caminos

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!…

¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero,
a lo largo del sendero…
—La tarde cayendo está—.

                                                                                Antonio Machado

                                                                                       (Fragmento voy soñando caminos)

Fotografía de Elena Muñico

Fotografía de Elena Muñico

La primavera besaba

La primavera besaba
Suavemente la arboleda,
Y el verde nuevo brotaba
Como una verde humareda.

Las nubes iban pasando
Sobre el campo juvenil…
Yo vi en las hojas temblando
Las frescas lluvias de abril.

Bajo ese almendro florido,
Todo cargado de flor
-Recordé-, yo he maldecido
Mi juventud sin amor.

Hoy en mitad de la vida,
Me he parado a meditar…
¡Juventud nunca vivida,
Quién te volviera a soñar!

                                                                 Antonio Machado

Fotografía de Elena Muñico

Fotografía de Elena Muñico